Primun Non Nocere (parte II)

(…)Entramos para revisarle la cabeza. A causa del impacto se había hecho un corte bastante profundo que necesito varios puntos de sutura. Más tarde supe que el conductor de la ambulancia estaba bien. Se fracturo la pierna, que le había quedado atrapada en el abollado frente del vehículo. Rafael lo había sacado  prácticamente a cuestas y una enfermera, que lo miraba con ojos de superhéroe, … Continúa leyendo Primun Non Nocere (parte II)

A que forme parte del consorcio

Papeles. Papeles sueltos. Papeles sueltos y abollados. Papeles sueltos, abollados y rotos. Me rodean papeles que arranco con bronca del troquelado, como si fueran hojas de papel higiénico, o los números que se sacan para comprar en algunos negocios, o los pellejos al costado de las uñas cuando el clima se pone seco. Las arranco con la mano diestra, llevando el brazo hacia arriba y … Continúa leyendo A que forme parte del consorcio

El camino de regreso a la humanidad.

-Es el instinto animal. El olor a sangre enloquece a las hienas. Olfatean el miedo, la debilidad, pero también el peligro. Aunque a veces atacan por deporte. El fin del mundo es un poco eso, un todos contra todos, cíclico y envolvente. -No estamos hablando de hienas Marcos, son personas. Gente que ha llegado a un límite muy hondo y no encuentra el camino de … Continúa leyendo El camino de regreso a la humanidad.

A rastras la taza y su cuerpo.

“Muy temprano, de madrugada, incluso antes que el sol, Pedro enciende la primera luz. A su derecha, en la mesita de noche, el velador relampaguea hasta acomodarse al voltaje y brillar apenas sobre la cabecera de la cama. Las pantuflas le quedan grandes. Camina arrastrando los pies para no perderlas. Observa un momento su propio reflejo en el espejito de pared y luego en el … Continúa leyendo A rastras la taza y su cuerpo.