¿Por qué jugábamos a la casita?

Creo que la primera vez que mentí debía tener 4 o 5 años. En el preescolar jugábamos a la casita, supongo que a modo de curso introductorio sobre lo que se esperaban que fuese el resto de nuestras vidas. Yo era siempre la mamá, me ponía en plan sargento detrás del modelito de cocina de plástico y desde ahí impartía órdenes, sacudiendo en el aire … Continúa leyendo ¿Por qué jugábamos a la casita?