Pensar que justifica

Detrás de la ventana, flancos cortinados, vidrio empañado, Mira sin moverse. No se mueve, no parpadea, mira,  mira mira y piensa. Lo que piensa no se sabe, no se sabe lo que dice, no dice. El abdomen contra el vidrio, empañado, frío. La calle desierta y él mira. El calor se derrite el reflejo esSigue leyendo “Pensar que justifica”

Necesitamos que sea.

  Necesitamos que surja de la nada la templanza requerida. Que emerja del profundo Mar Argentino quien pueda poner fin a la desidia. Que no de nausea ajena y que se sepa manejar en la miseria. Que se crea un insurgente, que no tiemble ante la gente. Que se pare firme y valiente.  Que tarareeSigue leyendo “Necesitamos que sea.”