Tiraste la piedrita y cayó en la Rayuela

Te despertas temprano, sabes que el día es largo, que tenes que estar atenta. Te despertas pero no te levantas enseguida. Te revolvés como una criatura entre las sábanas, tan suaves, el pantaloncito de razo resbalando casi  suelto va y viene, pero todo eso dura un segundo, pegas un salto en el que salen volando las medias, prendes la radio y en vez de un … Continúa leyendo Tiraste la piedrita y cayó en la Rayuela

Primun Non Nocere* (Parte I)

Aquel día estábamos todos atendiendo. Nadie le prestaba atención al pasillo, que era largo y oscuro. Rafael apareció de la nada, corriendo y empujando una camilla. Alcance a escuchar que gritaba mi nombre. Y me puteaba. Tarde unos segundos en reaccionar y asomarme a ver qué pasaba. El brillo del fuego me obligo a parpadear y cubrirme los ojos con el antebrazo. El olor a … Continúa leyendo Primun Non Nocere* (Parte I)

Literatura en todas partes

Con gran alegría les contamos que Escriarte tiene nuevos productos en su Tienda. Presentamos los señaladores Wildfree con citas hermosas y decupage de flores naturales. Son resistentes, de modelos únicos y pueden personalizarlos con la cita del escritor que más les guste. Además tenemos las nuevas Bookfundas de lienzo natural, estampadas con diseños exclusivos, para que puedan llevar su libro en la mochila sin que se estropee. Resisten … Continúa leyendo Literatura en todas partes

A rastras la taza y su cuerpo.

“Muy temprano, de madrugada, incluso antes que el sol, Pedro enciende la primera luz. A su derecha, en la mesita de noche, el velador relampaguea hasta acomodarse al voltaje y brillar apenas sobre la cabecera de la cama. Las pantuflas le quedan grandes. Camina arrastrando los pies para no perderlas. Observa un momento su propio reflejo en el espejito de pared y luego en el … Continúa leyendo A rastras la taza y su cuerpo.

Las primeras horas

El bar está casi vacío, supongo que la lluvia los obligó a todos, a punta de pistola, a quedarse bajo las sabanas. Es muy temprano para un sábado, eso también hay que decirlo. Es una lástima que no aprovechen estas horas de luz polvorienta y haragana, casi amarronada, color bilis, almíbar echándose a perder. El silencio pesa alrededor de las mesas, con su propia masa … Continúa leyendo Las primeras horas