Pararse en la esquina a mirar

Ella quiere. Él no. O quizás sea al revés. Él quiere, pero ella no lo sabe porque él no se lo dice. Debería imaginarlo. Las señales están a la vista. Todo es tan brillante. Sin embargo, un silencio los envuelve privándolos de casi todo el oxígeno. No se mueven. No respiran. Tampoco se tocan. LosSigue leyendo “Pararse en la esquina a mirar”

Los papelitos

El futuro no existe. Sobre todo cuando se vuelve presente. Mucho menos cuando es pasado. Siempre pensamos que teníamos todo el tiempo del mundo. El reloj era nuestro. Nos pertenecía. Vivíamos sin preocuparnos por el-más-tarde. O sin pensar en lo que le estábamos haciendo. Nadie pensó en los papelitos. En los arboles que ya noSigue leyendo “Los papelitos”

Música por todos lados

Frenó en la banquina. Se sacó el cinturón. La violencia de la tormenta era seductora. Magnética. Música por todos lados. Sonidos explosivos. Lluvia. Ráfagas de viento. Los arboles convulsionando. María y Pablo besándose en la parte de atrás. Clara se miró las manos, apoyadas con sorna en el volante. Manchas negras. La sombra de lasSigue leyendo “Música por todos lados”

Reflexiones en un tren

El vagón se mueve y ese traqueteo me acuna. No pienso en nada salvo en lo bien que me viene este aire que se filtra llevándose por delante la ventanilla, tan cargado de olores que son ajenos a la ciudad. Aromas que quedan por fuera del sistema porque no han sido capitalizados ni encerrados enSigue leyendo “Reflexiones en un tren”