La gota trae la piedra

Se mira las uñas, desde hace varias horas, está ahí, abollada en el sofá, las piernas dobladas sobre el pecho, y las manos enfrentándole los ojos, alzando alternativamente la izquierda y la derecha, mientras la otra se entretiene destejiendo el borde del sweter. El problema del cambio de roles es que la surda no esSigue leyendo “La gota trae la piedra”

El que se marcha en direcciones opuestas.

El otro mira desde la vereda de enfrente, la sangre en el ojo, la mueca de asco, el pensamiento clavado en la duda. Mira sin saber qué hacer, quizás ya tuvo demasiado, los cristales rotos desparramados en el pavimento el bem-bem de una alarma que se repite y hace eco, el reflejo tornasol del aceiteSigue leyendo “El que se marcha en direcciones opuestas.”

Un tal Poe

Un descarado dolor de espalda le produjo rabia desde temprano. Enderezarse era una pesadilla parecida a agarrarse los dedos con la puerta del auto y para colmo, las veredas cubiertas de fina escarcha lo obligaron a caminar doblándose 45° hacía el pie que tocaba el suelo en un intento despreciable de fomentar la estabilidad ySigue leyendo “Un tal Poe”

Todos los colores del universo

Eloisa se miraba al espejo con extremo cuidado. Tenía miedo de perderse algún detalle. Sabía que la transformación ocurriría de un momento a otro. No había tiempo que perder. Su corazón ya no resistiría otro invierno. Debía suceder pronto, ese mismo día o cuanto mucho al siguiente. Los cambios, aunque sutiles, ya habían comenzado. LoSigue leyendo “Todos los colores del universo”