Una tarde cualquiera al borde del destino.

"Agarrame de la mano, tan suave que parezca una caricia. Esperame mientras decido si te sigo. Cuando te mire a los ojos ya estaré lista. Acompañame a bajar las escaleras, con cuidado de no tropezar con algún tablón desplazado o mejor baja conmigo, a mi ritmo, trata de sentir mi desconcierto. Caminemos lento, no hay … Sigue leyendo Una tarde cualquiera al borde del destino.

Apaguemos la luz, entonces

Despojados de todo lo que tenemos, estamos sueltos - libres, dirás - No, libres no, sueltos. Desatados, sin piolines, sin el peso que nos mantiene en tierra y evita que flotemos sin destino a contraviento - como las hojas en otoño - Exacto, como hojas secas desprendidas del árbol estable que las sostenía conectadas al suelo, a la tierra … Sigue leyendo Apaguemos la luz, entonces