“¿Dijo eso?. No, me lo hizo saber” | Reseña de Rabia, de Sergio Bizzio

En 2005, la editorial argentina Interzona edita Rabia, una novela inclasificable, mezcla de policial y realismo mágico, en cuya tapa se dibuja una profunda escalera caracol en impresión de bajada, mientras que el relato no hace más que subir, y subir. Con un manejo excepcional de los diálogos visuales, Sergio Bizzio refuerza su reinado sobre las novelas que se leen con la imágen en el ojo.

“No se habían movido un solo milímetro del lugar en el que estaban, parecían clavados al suelo; a pesar de que avanzaban y retrocedían permanentemente, lo hacían siempre desde y hacia el mismo punto, apoyados en movimientos de cintura, como si el impacto del flechazo les hubiera hecho perder el equilibrio.”

José María es un albañil empleado en la construcción de un edificio en plena zona residencial del bajo porteño. Rosa es una empleada doméstica que trabaja en una mansión a pocas cuadras de ahí. El día en que ambos coinciden en la misma linea de caja del supermercado Disco, el amor toma forma de canción y sus charlas y encuentros, una cuestión permanente.

Sin embargo, la criatura impulsiva y apática que vive dentro de María no le permite soportar el destrato de su capataz. Lo que sucede a partir de su reacción es un conjunto de accidentes, que llevan a este hombre a vivir escondido, por años, en esa mansión habitada por extraños.

Mucho más allá de la historia existen las conversaciones entre Rosa y María, en un plano aparte, resguardados de cualquier alusión a la realidad y sus consecuencias. Ellos son reales, frágiles y tangibles a partir de las cosas que se dicen cuando se encuentran a ambos lados de un tubo. Su historia de amor flota en sonidos comunes, entre lineas de diálogo. Éste es el gran logro de Rabia, narrar personajes con la capacidad de narrarse a sí mismos.

Más que un fantasma, en realidad, parecía una imagen de cine mudo proyectada hacia afuera de la pantalla, una imagen familiarizada con las distancias, provista de un radar extra que en los momentos de distracción, cuando estaba a punto de llevarse por delante un florero o de tropezar con el borde de una alfombra, lo alertaba y hasta parecía desmaterializarlo o disolverlo.”

Además del uso medido y sutil de metáforas visuales, que van ilustrando el relato para completar las partes que los diálogos no quieren terminar de dibujar, existe una bruma mística y solemne que envuelve la figura camaleónica de José María. El encierro cuasi voluntario cataliza su espíritu autodidacta y moldea en él, facciones de fantasma austero mientras Rosa hace equilibrio entre su frescura de recién habitada y la cruda realidad.

Sin dudas, el amor contextualizado en estructuras clasistas y violencia deshumanizada es el gran tema de esta novela, que puede leerse con el placer de la agilidad y la belleza de lo que es simple y concreto, con un gran giro dramático condensado en las ultimas lineas, anteriores al punto final.

“Su adoración por ella era tan grande que se había vuelto místico para negarla sin morir.”

_____________________________________________________

Sergio Bizzio: Villa Ramallo, 1956. Novelista, dramaturgo, poeta, guionista y director de cine. Publicó la colección de poemas “Gran salón con piano” (1982), “Mínimo figurado” (1990), “Paraguay” (1995) y “Te desafío a correr como un idiota por el jardín” (2008). Las novelas: “El divino convertible”, “Infierno Albino”, “Son del Africa”, “Más allá del bien y lentamente”, “Planet”, “En esa época”, “Rabia”, “Era el cielo”, “Realidad”, “Aiwa”, “El escritor comido” y “Borgestein”. Los libros de relatos: “Chicos”, “En el bosque del sonambulismo sexual” y “Dos fantasías espaciales”. Es autor de las obras de teatro: “Gravedad”, “La China”y “El amor”, las dos últimas en colaboración con Daniel Guebel. Varias de sus novelas y relatos fueron adaptados al cine y ha sido traducido en más de 7 idiomas.

Publicado por Natalia Amendolaro

Buenos Aires, Argentina. 1990 Lectora voraz. Escritora de servilletas. Periodista cultural. Autora del blog Escriarte y del libro "Resultó que éramos libres" Colabora en la revista Liberoamerica, Sonámbula y el portal de noticias Realidad Sanmartinense. En la búsqueda permanente de nuevas formas de unir arte con palabras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: