De mansplaining, vanidad y valentía

Aquí algunos comentarios que surgen de ver La librería“, película basada en la novela de la escritora inglesa Penélope Fitzgerald, y ambientada en un pueblo inglés de 1959.

Florence Green, viuda de la Segunda Guerra Mundial, luego de haber dado por finalizado el luto de 16 años por la muerte de su amado esposo, decide comprar una vieja casona y convertirla en su hogar/librería.  Su amor por la literatura y su espíritu inquieto la llenan de energía pero pronto descubre que los obstáculos burocráticos son muchos y variados.

dvd-la-libreria-D_NQ_NP_873989-MLA29673167172_032019-F

El conflicto principal se genera cuando la odiosa y poderosa Violet, amiga de los influencers de la época, se empeña en usar esa vieja propiedad para cumplir su vanidoso deseo de turno: abrir un centro de arte para el cual no había ni público, ni gente para dirigirlo ni el menor interés general. Ella encarna todas las paredes del status quo y en ella se dibujan las peores imágenes de la fribolidad y el esnobismo inglés.

A lo largo de toda la película se desarrollan interesantes diálogos, muy ricos en significados. En primer lugar, hay que mencionar el hecho de que todos los hombres del pueblo se sientan en la somera obligación de explicarle a Florence como dirigir su negocio. Le dan los más variados consejos, en un acto de misericordia, desde si es o no una buena inversión hasta qué libros debería vender. Las actitudes de ella frente al mansplaining son hilarantes.

 

libreria1

En segundo lugar, aparece la figura de Lolita, una novela recién publicada que genera la esperada controversia y pone a Florence en duda sobre si debería o no venderla en ese pequeño poblado. Toda novedad es disruptiva, pero el efecto de Lolita en ella fue razón suficiente para comprar varias cajas de ejemplares. “Cuando uno tiene una librería, tiene también cierto sentido de obligación y responsabilidad con la gente”, dice.

El último punto a destacar es la resolución de final, que no es la obvia, ni la esperada pero es justa, fuerte y deja en claro un profundo mensaje: todo lo que hacemos tiene un efecto inmediato en la configuración de la realidad de quienes nos rodean.

imagen_de_la_pelicula_la_libreria_Emily_Mortimer

Sin duda es una muy buena adaptación cinematográfica de una novela que vale la pena incluir en nuestras futuras lecturas.

Director: Isabel Coixet | Guionista: Isabel Coixet | Basada en una novela de Penelope Fitzgerald | Productor: Jaume Banacolocha, Joan Bas, Adolfo Blanco, Chris Curling, Albert Sagalés | Música: Alfonso de Vilallonga | Fotografía: Jean-Claude Larrieu | Montaje: Bernat Aragonés | Reparto: Emily Mortimer , Patricia Clarkson, Bill Nighy , James Lance | 2017 | Disponible en Netflix

Publicado por Natalia Amendolaro

Buenos Aires, Argentina. 1990 Lectora voraz. Escritora de servilletas. Periodista cultural. Autora del blog Escriarte y del libro "Resultó que éramos libres" Colabora en la revista Liberoamerica, Sonámbula y el portal de noticias Realidad Sanmartinense. En la búsqueda permanente de nuevas formas de unir arte con palabras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: