La literatura no es otra cosa que un sueño dirigido

Es el día de San Jorge y, como manda la tradición, Cataluña se prepara para intercambiar rosas y libro. Sin embargo, Jordi amanece confundido, en una habitación que pertenece a una niñez lejana, aturdido por el devenir de su nueva realidad. Se acaba de separar y, de vuelta en la casa de sus padres, tiene la profunda sensación de no saber quién es o hacia donde desea ir. Los puntos de inflexión necesitan provocar si o si la destrucción masiva del presente conocido para poder, en la medida en que el sujeto se esfuerce lo suficiente, volver a construir a partir de los escombros. Por suerte para esta historia, Jordi tiene una madre a quién se le ha ocurrido la brillante idea de regalarle un libro el día de su santo, el día del libro. 

Para ello recurre a Ana, la librera del cuento, una criatura mágica de cuyos labios salen las recomendaciones justas que transformarán a “alguien que no lee” en un lector febril, porque si algo es verdadero, es que hay un libro para cada persona, aunque solo haya que encontrarlo. Ella se entusiasma con el reto, él con la fuerte atracción que siente por ella. La perspectiva de volver a verla, aunque solo sea para intercambiar opiniones sobre su última lectura, es el motor que impulsa a Jordi a leer más y más, hasta encontrar en la práctica el placer que hacía tanto tiempo había perdido.
Claro está para todos ustedes que conocen el devenir típico de las novelitas románticas, que Ana y Jordi encuentran juntos otros placeres que exceden la literatura, o mejor dicho, se cierran sobre ella a modo de ilustración.
Lo más importante en este librito de 100 páginas, es el recorrido literario de Jordi a través de las recomendaciones de Ana, que empiezan por El Principito, incluyen a Herman Hess y terminan por transformar la mirada que este nuevo lector tiene sobre la vida y el significado de seguir un camino. Porque hay cierta magia en releer libros de la infancia, poniendo en remojo la mirada dura de la adultés, volviendo a descubrir ese punto en el que somos innegablemente felices, exageradamente fuertes y sobre todo, invencibles.
Una lectura breve y ágil para arrancar el año recordando por qué amamos tanto la literatura.
EL AMOR Y LA LECTURA
Silvia Tarragó
Editorial Comanegra (2018)
100 pág.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s