Diario de librera 1: La amenaza del “betseler”

” -Oiga, señorita, ¿donde tiene los “betselers”?

-¿Qué tipo de libro busca señor? ¿Una novela?

– Si, si. Lo que más se vende, ¿qué es lo que más venden?

– Depende. ¿Es para usted el libro?

– Si para mi, me llevo el último “betseler”, ¿cuál es?

– La novela de Isabel Allende.

-Bueno, deme dos.”

Se denomina Bestseller a un libro que se vende mucho en poco tiempo, que se vuelve viral, para decirlo en términos modernos, que acapara la atención del público lector, muchas veces sin importar la trama. Esto no quiere decir que el libro sea una obra maestra; como ya sabemos, la mayoría de las grandes obras que ocupan nuestros cánones literarios no fueron récord de venta en su tiempo, sino que hubo de esperarse la muerte del autor para apreciarlas; tampoco quiere decir que todos los bestsellers sean malos. Hay muchos libros buenos que no tienen la culpa de ser vendidos en cantidades que alcancen a formar una categoría.

La clave, si es que existe una, es evaluar la existencia de esta denominación. ¿De dónde viene? ¿A quién se le ocurrió? Desde que el capitalismo es el motor de nuestra pulsión vital todo parece medirse en términos de éxito financiero. Si no vende, no sirve. Si no genera ganancias, es una pérdida de tiempo. Si un escritor no entrega al menos un libro al año, si no anda rodando por la televisión o la radio iluminando al vulgo con sus comentarios sagaces, si no se encierra luego en su piso de lujo o se interna en la selva a buscar una experiencia divina que lo guíe hacía su próximo éxito, más vale que se dedique a otra cosa. Por que en esta era en la que todo se cuantifica, no hay espacio para manufactura artesanal. Todos, productores y consumidores, braceamos desesperados tratando de no ahogarnos en una pileta llena de objetos de deseo, pero es el deseo el que nos termina de asfixiar. ¿Cuándo dejamos de prestar atención a lo que nos llevamos a casa para hacer caso omiso a índices numéricos? ¿Lo hicimos alguna vez?

“It’s a disease. Nobody thinks or feels or cares any more; nobody gets excited or believes in anything except their own comfortable little God damn mediocrity.” Richard Yates

(“Es una enfermedad. Nadie piensa o siente o se interesa ya; nadie se emociona o cree en nada excepto su propia, pequeña, confortable, maldita mediocridad.”)

2 comentarios sobre “Diario de librera 1: La amenaza del “betseler”

  1. “la amenaza del Betseler” algo sobre lo cual la verdad, nunca le había prestado atención hasta que leo así tan claramente descripto, gracia estimada Nati, por compartirlo es muy cierto! Felicitaciones…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s