Brilló tierra oscura desde adentro y algo en mí le contestó sin palabras.

Cuando era chica vivía en un barrio al sur del Gran Buenos Aires, lo suficientemente cerca de Capital Federal como para que cualquier colectivo te llevara pero lo suficientemente lejos como para tener calles de tierra, ferias armadas en galpones de techo de chapa con la ropa impregnada del humo de las parrillas, las explosiones de los caños de escape modificados de las motos que pasaban jugando picadas por la avenida y las botellas de cerveza que amanecían abandonadas en las plazas y esquinas. Hace muchos años que ya no vivo ahí y desde entonces viví en demasiados lugares, pero recuerdo que poco tiempo después de haberme mudado por primera vez volví a terminar unos trámites solo para descubrir que ese barrio ya no era el que tenía en mi memoria, era otro completamente diferente, lleno de gente desconocida, de ruidos ajenos y movimientos extraños. Por primera vez en veintitrés años, la jugaba de visitante. La tierra tiene esa cosa de adopción, de pertenencia, de absorber las marcas que vamos dejando a nuestro paso pero además tiene la capacidad de rechazarte, de hacerte sentir un extraño, quizás a modo de castigo por haberla abandonado. La tierra, en la voz de Dolores reyes, trae de vuelta todos estos recuerdos, es nuestra memoria emotiva.

“Tuve ganas de prender la luz para que no nos tragara la noche que la tierra había desplegado alrededor nuestro.”

Trama: El conurbano bonaerense trae siempre un ritmo y un folclore que solo aplica a los que forman parte de su vientre. Cometierra lo lleva tatuado en su historia, la de su familia, la de su maestra, la de sus vecinos. En su boca se acumula la tierra que pisan las personas a quienes la policía ya no busca, o nunca buscó. La tierra, como personaje principal, como entidad que tiene el poder de hacerla ver (¿ver qué?) el destino de los cuerpos. Cometierra narra, desde su primera persona, la angustia de tener que decidir entre su seguridad personal y la búsqueda de la verdad, entre la intimidad del anonimato y la necesidad de actuar frente al desamparo, entre resignarse a ser una víctima más y suplir la necesidad que deja un estado ausente. Es la historia de la valentía ciega, del todo por el todo, pero también de la soledad más ruidosa y de una violencia que desciende sobre el relato como una masa húmeda y espesa de la que no se puede escapar, porque como todos sabemos, en este país, a las armas se accede más rápido que a la educación.

Temas principales: Trata de personas; violencia de género; la orfandad de los hijos de las víctimas; la ausencia de las fuerzas de seguridad; la soledad y el amor.

“Me acosté en el suelo, sin abrir los ojos. Había aprendido que de esa oscuridad nacían formas. Traté de verlas y de no pensar en nada más, ni siquiera en el dolor que me llegaba desde la panza.”

Opinión: Desde la elección de la primera persona hasta las decisiones en torno al lenguaje, todos los elementos que componen este relato tienen un propósito, una función. La constante de la cumbia, en cuyas letras podemos rescatar un atisbo de temporalidad. La soledad representada en una familia conformada únicamente por dos hermanos. La violencia contada por las propias víctimas, desde abajo de la tierra, desde los pastizales, el terror al descampado. Nada queda colgado, nada sobra pero sobre todo, lo que me gustaría destacar por encima de la trama, es la poética con la que Dolores elige narrarla. La prueba de que se puede contar una historia potente, ubicarla en el conurbano profundo y en boca de una adolescente sin necesidad de recurrir a la burda simplificación.

“Empezaba a ver que los que buscaban a una persona tienen algo, una marca cerca de los ojos, de la boca, la mezcla de dolor, de bronca, de fuerza, de espera, hecha cuerpo. Algo roto, en donde vive el que no vuelve.”

“Cometierra”

Dolores reyes

Editorial Sigilo

2019

173 páginas

Un comentario sobre “Brilló tierra oscura desde adentro y algo en mí le contestó sin palabras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s