¿Qué mueve a un mito a bajarse del pedestal?

Empecé a seguir a Pablo Di Marco después de leerlo charlar con los chicos de Suerte Maldita (La librería que le pone onda a la calle Serrano, en Palermo), allá por diciembre, cuando para mí muchas cosas empezaban a tomar otra dimensión, otro vuelo. Lo leí pasear por el oficio del librero, cafés de por medio, con la gentileza con la que se habla con los amigos, con ese afán de continuar una conversación infinita. Poquito tiempo después me llegó éste libro prestado por alguien que nunca imaginé leyendo, y esa contradicción me llenó de intriga y de esperanza: ¿qué atrae a un no-lector hacía un libro en particular? Me pasé unos días revolviendo las 320 páginas, respondiendo a esa pregunta con una variedad inesperada de respuestas, pero llegando a una sola conclusión: Tríptico del desamparo es un libro-agujero.

“Serás libre de hacer lo que te haga feliz, lo que te permita tejer otra vez en el aire.”

Trama: Irene es una mujer en cuya imagen se concentran todos los matices  de la aristocracia porteña. Llegando al último tramo de su vida y tras haberse desempeñado como traductora durante 30 años, empieza a quedarse ciega y decide retirarse para volver a su Venecia natal. Para ello debe desprenderse de sus posesiones argentinas y es en ese proceso que accidentalmente (¿o no?) conoce a Rafael, un jovencito tan irritante como hermoso, una tromba marina que parece devolverle a Irene algo de fe en el futuro que le resta al mundo. Hasta ahí podría tratarse de otra bonita historia de amor, lo cual no hubiera interesado jamás a mi no-lector. ¿Qué más esconde el tríptico? Un hijo ingrato y violento. No, ¿Qué más? Un caballero atemporal, enamorado de la mujer de su mejor amigo. Tampoco, ¿Qué más? Una perpetua sensación surrealista, mágica, por momentos muy oscura, una espiral de entredichos, una sombra. Sí, es eso, una sombra. La certeza de que algo se escapa de nuestro entendimiento. ¿Algo más? Un amor plagado de soledades; la búsqueda del Poder como intento de construir una identidad, el fracaso, el peso que tienen los sueños.

 “Yo no era nadie, un perdedor, un muerto, un fantasma. ¿Por qué me elegiste? ¿Por qué apostaste por mí? Es tu culpa por haber confiado en un fracasado.”

 Opinión: La estructura narrativa del relato dividido en 4 partes que revelan, de a una, detalles cada vez más desconcertantes para luego cerrarse en sí misma, formando un círculo que recorre un período de más de treinta años, pivoteando entre 4 voces principales es una de las dos cosas que hacen a este libro tan especial. La otra es el trabajo que tienen los personajes principales en cuanto a su registro de lenguaje. La construcción de sus personalidades a través de la elección de palabras que usan para expresarse y las metáforas que ilustran sus sentimientos, nos permite imaginar su postura, la forma en la que se paran frente al mundo y lo transitan.

El momento final, en el que todo por fin cierra, en el que entendes porqué te perseguía esa sensación sobrenatural que atraviesa todo el relato, porqué tenes la piel de gallina, porqué miras con angustia las pocas páginas restantes, es el claro ejemplo de aquello que decía un personaje de Joel Dicker: “Gracias a los libros, todo quedaba borrado. Todo quedaba olvidado. Todo quedaba perdonado. Todo quedaba reparado.”

 La idea que persiste en todo momento, el impulso de ocultarse del mundo mezquino y miserable para salvaguardar un tesoro por muchos incomprensible, es el porqué de que Tríptico sea un libro-agujero. Un lugar profundo, oscuro y solitario que permite innumerables relecturas, tantas como sentimientos te entren en el cuerpo.

“Pienso en aquello que decía Balzac acerca de no tocar a los ídolos, pues el dorado se nos quedaría pegado a las manos.”

Tríptico del desamparo.
Pablo Di Marco

Editorial Odelia

2018

320 páginas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s