Apuradas como estaban por caer se precipitaron todas juntas.

Hubo una vez en que atravesé una tormenta. Estaba en el bajo, en un bulevar rodeado de palmeras que se doblaban por la mitad sin quebrarse, flexibles como bailarinas, parcialmente escondidas detrás de la niebla y sacudidas sin piedad por el viento. No conocía ese pasaje, a pesar de haber paseado por Puerto Madero muchas … Sigue leyendo Apuradas como estaban por caer se precipitaron todas juntas.