Todos los colores del universo

Eloisa se miraba al espejo con extremo cuidado. Tenía miedo de perderse algún detalle. Sabía que la transformación ocurriría de un momento a otro. No había tiempo que perder. Su corazón ya no resistiría otro invierno. Debía suceder pronto, ese mismo día o cuanto mucho al siguiente. Los cambios, aunque sutiles, ya habían comenzado. Lo … Sigue leyendo Todos los colores del universo

Apuradas como estaban por caer se precipitaron todas juntas.

Hubo una vez en que atravesé una tormenta. Estaba en el bajo, en un bulevar rodeado de palmeras que se doblaban por la mitad sin quebrarse, flexibles como bailarinas, parcialmente escondidas detrás de la niebla y sacudidas sin piedad por el viento. No conocía ese pasaje, a pesar de haber paseado por Puerto Madero muchas … Sigue leyendo Apuradas como estaban por caer se precipitaron todas juntas.

La hermosa libertad de haberse quitado el zapato que le producía el malestar. 

Carla se revuelve brutalmente en su asiento. Lleva puesto un vestido corto, oscuro, suave a la vista y quizás al tacto. Sus botas negras raspan el piso queriendo sacar lustre a la baldosa. Se dobla para un lado, se arrepiente, gira sobre su propio eje, se dobla para el otro. Verla ahí sentada, retorciéndose como … Sigue leyendo La hermosa libertad de haberse quitado el zapato que le producía el malestar. 

Las flores que había guardado en mis bolsillos se esfumaron

-Que saliera a caminar en una tarde tan hermosa como aquella no era ninguna novedad, dice Fresia, que empezó a contar la anécdota sentada en su sillón de pelos rosados y había migrado lentamente, como un gusanito de seda, hasta quedar sentada sobre la mesa de café, -todos conocen mi gusto por los paseos al … Sigue leyendo Las flores que había guardado en mis bolsillos se esfumaron

Es el espasmo de estar intentándolo todo

La mujer desvelada se ha quedado súbitamente dormida. Le recorren la cara pedazos de pestañas desprendidas por las lineas de sus propios pensamientos. Tiene un libro, medio aplastado sobre la cabeza, las páginas garabateadas, dobleces en cada esquina. Las rodillas arremangadas sobre el pecho y un almohadón que abraza hasta quitarse el aire. Los parpados … Sigue leyendo Es el espasmo de estar intentándolo todo