Como el agua que atraviesa la lluvia

La mujer desvelada vuelve a rodar entre las sábanas. Sabe que ya es inútil, la luz que se cuela por las periferias del black out delata un exterior que ya comenzó a andar y ella no puede ser menos. Se levanta, gatea hasta la ducha y hasta la barra de desayuno. El café larga borbotones y transpira. Ese olor devuelve a la vida a la mujer desvelada. Se abraza a la taza que siempre le pareció gigante y al final termina necesitando un refill. Piensa, porque si hay algo que la mujer desvelada hace mucho es pensar. Una idea le estuvo haciendo pogo entre las cienes toda la semana. El opuesto perfecto al eterno retorno de Nietzsche, la redención del libre albedrío, la posibilidad plausible de poder vivir muchas vidas durante la vida única, el cambio de personajes en la escena de lo cotidiano. Ser uno a los veinte, uno a los treinta, uno a los cuarenta… Ser, por el hecho mismo de ser, de estar y de actuar. La mujer desvelada absorbe el café hirviendo, se quema la lengua, putea un poco y retoma el hilo de la idea. Se pregunta porqué la personalidad tiene que ser estática cuando la realidad es tan tragicamente dinámica, porque no cambiar con ella como el agua que reacciona ante el viento y se vuelve ola, como la luz que atraviesa la lluvia y se vuelve arcoiris, como ella que cambia de domicilio, de profesión, de calzado y de shampoo para seguirle la corriente a la necesidad visceral, dominante, feroz de ver árboles de colores y escuchar como vibran por la noche resistiendo el viento sur. La mujer desvelada se ríe, abrazando con su boca el borde de la taza gigante, clavandole los dientes. Sabe que el desvelo es ansiedad, y es impulso, y es cinergia, y es pasión. Sabe, porque siente el latido en la boca del estómago, que puede cambiar al compás del escenario, como el hierro se contrae y se expande según la temperatura, y ese conocimiento de sí misma le divierte. Deja la taza y se va a vestir. El exterior que empuja por aparecer a través de las ventanas no espera. Ella tampoco.

#lacolumnadeldomingo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s