Seguir siendo sombra

“(…)Dicen que ella levanto la vista de su lectura y que cuando sus ojos se sumergieron en el océano de caramelo que la observaba, las tulipas se apagaron por varios minutos. Algunas estallaron. Los filamentos derretidos se fundieron en los portalámparas. Imagínense. La luz y la sombra. Eran el día y la noche mezclándose en un atardecer que se tornaría imposible. La luz se enamoró perdidamente de la sombra y quiso, por amor, por devoción, llevarlo con ella al lado en el que florecían las plantas, maduraban los frutos y cantaban los gorriones. La sombra intento imaginarse a sí mismo de otro color que no fuera negro y aquello lo enloqueció. Tantas opciones, tantas variantes. Pronto le fue insoportable sostenerse junto a la luz. Comenzó a perder la razón, o lo que aún mantenía de ella. Amaba a la luz pero no podía permanecer junto a ella. Tampoco podía dejarla ir. Las pupilas dilatadas en medio de sus ojos de ámbar dulce, su palidez de invierno.  No había solución que le permitiera seguir siendo sombra y a la vez quedarse amando a la luz.(…)”

***

Fragmento del cuento: “Reflexiones sobre la oscuridad”

Resultó que éramos libres

Dunken – 2018

77 Pag.

Un comentario sobre “Seguir siendo sombra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s