La fuerza es la unión

¿Hay acaso algún apocalípsis que no sea personal?

El horizonte se alarga y se llena de humo cuando se achinan los ojos.

Los abrazos son tan fuertes. Atraviesan hielo y pieles.

El frío no importa. No importa el viento.

La fuerza es la unión.

Chocan y se estrellan las palmas en aplausos que son llantos, que son gritos; son ruegos.

Vos que pasas por al lado y me sonreís, se que no me conoces pero tu mirada me hace un hueco a tu derecha.

Te sigo. Te acompaño.

Tu miedo me duele porque es mi miedo. Huelo el sudor frío que deja un surco en tu espalda.

Y de repente el silencio total. El mudo estruendo de todas nuestras miserias.

Se abre un pozo en nuestro centro y desde allí arrasa una luz.

Nunca nos vieron tan fuertes. Nunca nos verán caer.

La fuerza, es la unión.

 

 

Publicado por Natalia Amendolaro

Buenos Aires, Argentina. 1990 Lectora voraz. Escritora de servilletas. Periodista cultural. Autora del blog Escriarte y del libro "Resultó que éramos libres" Colabora en la revista Liberoamerica, Sonámbula y el portal de noticias Realidad Sanmartinense. En la búsqueda permanente de nuevas formas de unir arte con palabras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: