Apaguemos la luz, entonces

woman wearing halter top near green leafed plants
Photo by Giulia Freitas on Pexels.com

Despojados de todo lo que tenemos, estamos sueltos – libres, dirás – No, libres no, sueltos. Desatados, sin piolines, sin el peso que nos mantiene en tierra y evita que flotemos sin destino a contraviento – como las hojas en otoño – Exacto, como hojas secas desprendidas del árbol estable que las sostenía conectadas al suelo, a la tierra – como fantasmas – Sí, como espíritus ociosos, aburridos de dejarse ir y ser tan livianos – pero las cosas pesan, ocupan espacio, demoran el futuro – ¿Y qué es el futuro sino una progresión del pasado vuelto presente? Las cosas no son sueltas, esas sobran, las cosas importantes son pedazos de personas, retazos del esfuerzo de construirse – rompecabezas – Excelente, rompecabezas. Partes del todo que siendo omitidas dejan espacios vacíos, translucidos, atravesados por luces violentas – blancas, amarillas y rojas – Si, rojas y el frío se filtra por las aberturas hasta ponerte la piel de pollo – los dientes castañean – Tiemblan porque el frío es vacío y la luz sólo hace todo más evidente – Sí – Ahora somos un entretejido defectuoso, permeable a todo – apaguemos la luz, entonces, y cerremos las ventanas – Luz apagada, ventanas cerradas y después ¿qué? – abracemonos hasta que tus lugares vacíos se tapen con los míos – Como rompecabezas – Sí, como piezas que ya no están sueltas – Abracemonos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s